Melón

Descripción

El melonero es una planta anual con abundantes raíces, tallos muy ramificados y rastreros y con hojas grandes, pecioladas con márgenes dentados. Sus tallos son ásperos al tacto y tienen zarcillos que ayudan a la planta a agarrarse al suelo. La planta genera flores solitarias de color amarillo característico y sus frutos son pepónides variables en forma y tamaño dependiendo de la variedad. Los hay de forma esférica, elipsoidales y con diámetros que van de los 15 a los 60 centímetros. Dependiendo de la variedad, tanto el color de la corteza como el de la pulpa puede variar. Tanto la pulpa como la corteza pueden ser de color verde, amarilla, anaranjada o blanca.

La superficie ocupada por este cultivo en España está entre las 19.000 hectáreas, de las cuales unas 15.000 son al aire libre. En total, se producen aproximadamente 1.000.000 de toneladas anuales. De estas, más de un tercio son dedicadas a exportación. Las principales provincias productoras son Almería y Ciudad Real.

Melón

Suelo

El melonero necesita suelos mullidos, de textura media y profundos para crecer correctamente. Se adapta sin problemas a cierta alcalinidad, pero no tolera correctamente los suelos ácidos. Es una planta medianamente sensible a la salinidad.

PH



kg/ha

Salinidad


Tolerable

Calidad


  • Medios
  • Mullidos
  • Profundos

Temperatura

El rango térmico óptimo de germinación por semilla está entre los 24 y 32ºC. A menos de 12ºC, las semillas de melón no germinan. La temperatura óptima de crecimiento del melón va de los 18 a los 24ºC, con humedades situadas entre el 60-70%. Por encima de los 35-40ºC se producen daños en los frutos.

Riego

Aunque los melones sean plantas de raíz profunda, es conveniente recurrir al riego continuo para potenciar su crecimiento. La planta tiene su máximo de necesidades hídricas durante el engorde del fruto, por lo que un riego y fertilización óptima en ese momento resulta fundamental para la obtención de altos rendimientos del cultivo.

Propiedades de riego


Alto

Variedades

Las variedades se acostumbran a agrupar en función de las características de sus frutos. En conjunto, se puede hablar de los melones españoles de corteza lisa (Tendral, Roget, Valenciano y Amarillo), los españoles de corteza verde reticulada (Villaconejos, Verde oloroso reticulado, Piel de sapo), los Cantalupos (Charentais, Vedrantais, Top Mark, Ogen, Galia) y los especiales como podrían ser los Honey-Dew, Alficoz, etc.

Otros cultivos similares

En Dasa utilizamos cookies propias y de terceros con finalidad analítica y publicitaria. Puedes aceptar todas las cookies, rechazarlas o configurar tus preferencias, haciendo click aquí donde podrás obtener más información.